Welcome to Lacticups Breastfeeding Supplies Store

¿Es baja producción de leche o el bebé está pasando por un brote de crecimiento?

Por: Ana María Hanssen

 

La lactancia es como la maternidad misma: cuando ya parece que lo hemos descifrado todo, nos cambian las reglas del juego y tenemos que empezar a buscar nuevas estrategias para navegar los retos. Esto sucede particularmente cuando el bebé está atravesando un brote de crecimiento.

Ese bebé pequeñito que parecía comer y dormir plácidamente sin exigir más que tu amor y mimos de repente se despierta un día y ya no cabe en su mameluco y presenta cierta rebeldía hacia el pecho, nada parece suficiente, llora, se tensa, quiere estar amamantando todo el día.

Así son los brotes de crecimiento que se pueden presentar durante los primeros 10 días de vida de tu bebé, luego cuando tienen entre dos y tres semanas de nacido, cinco y seis semanas, tres meses, cuatro meses, seis meses y nueve meses… es decir, ¡casi todo su primer año! Sin embargo, no es igual para todos los bebés, digamos que es algo común, que durante ese tiempo aumenten de peso y longitud a la velocidad del rayo y por eso mismo, necesiten más leche materna. 

A estos brotes de crecimiento también se les conoce como “crisis” porque sin duda causan estrés y cansancio a las mamás que no entendemos qué ha pasado para que el bebé esté tan inquieto y demandante. Es entonces cuando se corre el peligro de dudar del éxito de la lactancia, pues nos asaltan preguntas como: ¿Es posible que su hambre se deba a que ya no produzco suficiente leche?

La respuesta es sencilla: mientras más demanda, más oferta. O en el lenguaje maternal: si lo pones en el pecho todo lo que el bebé te pide, tu cuerpo responderá produciendo más leche para cubrir sus necesidades nutricionales y afectivas, tan positivas para el desarrollo del bebé en esos momentos de crisis (y siempre).

 

 

Mientras encuentras ese balance entre el nuevo comelón y tu producción de leche, no hay nada más que hacer que tener mucha comprensión, paciencia y confianza en que tu leche se regulará de acuerdo con su demanda.  Afrontar estos brotes o crisis de crecimiento con calma y mucho amor es la clave del éxito, como con todo en la maternidad.

Además, recuerda que la naturaleza es sabia y estos brotes de crecimiento no son más que la buena noticia de que tu bebé está creciendo sano y fuerte.

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published